Calaveritas literarias: historia y legado.

Plagada de sátira, originalidad y mucha muerte, la calavera o calaverita literaria es una de las tradiciones literarias más importantes de nuestro México. Hoy CASUL trae para ti un pequeño viaje en el tiempo alrededor de sus orígenes y la importancia de esta importante expresión escrita.

También conocidas como “panteones”, las calaveras literarias están conformadas por una serie de versos rítmicos o epigramas (composiciones poéticas breves que expresan pensamientos satíricos o ingeniosos). Sin embargo lo que las hace destacar es que tienen como motivo principal la muerte vista desde la sátira, la picardía y la ironía. A su vez en los formatos actuales, suelen ir publicadas y decoradas con imágenes caricaturescas de la persona, temática, o asunto al que se le dedican los versos.

¿Cuál es su origen?

Uno de los antecedentes más reconocidos de la naturaleza de la calaverita, se halla en uno de los textos más polémicos de la época novohispana: ‘La portentosa vida de la muerte’ (1792). De autoría del franciscano Fray Joaquín Bolaños, se trata de un texto considerado como vital para entender “la estética de la muerte novohispana”, según Enrique Flores, académico especializado en literatura colonial y la etnopoética; y que fue fuertemente censurado por personajes como José Antonio Alzate que además sería gran crítico de la obra de Lizardi, ‘El Periquillo Sarniento’. 

En la obra de Bolaños, se visualizan una gran cantidad de elementos así como una lectura que “alterna lo solemne y lo chusco, lo trágico y lo cómico, lo terrible y lo grotesco” alrededor de una trama en la que existe una personificación de la muerte como un esqueleto que camina entre los vivos y retrata algunos eventos terribles de la historia. A su vez, se trató de un texto que trató a la muerte “con gracejo” y al “hablar, coloquial, familiar vulgarmente” evocó una esencia satírica que ilustradores como Posada, utilizarían para ilustrar a “La Flaca”.

Las primeras calaveritas publicadas

Pero sería hasta mediados del siglo XIX que la calaverita literaria como la conocemos tendría sus primeras apariciones, pues la censura de la época colonial prohibiría este tipo de publicaciones y versos en gacetas y medios impresos. Una de las publicaciones más antiguas y conservada en hemerotecas, data de 1849 de un periódico crítico de nombre “El Socialista”, editado en Guadalajara, Jalisco, por José Indelicato. 

Estas calaveras literarias que publicaban en los medios impresos se conformaban de versos en los que se criticaba a la alta sociedad por querer asemejarse a las élites europeas y se inspiraban en los largos epitafios y las ostentosidades que portaban estas adineradas e importantes personalidades; a su vez, la crítica tenía una función de reclamar injusticias o buscar un bien común.

¿Sabías que la Hemeroteca Nacional Digital de México cuenta con algunos tomos de los semanarios ilustrados, como el caso de El Socialista, en el que se aprecia el tono satírico de las publicaciones  y calaveritas literarias de mediados del siglo XIX? 

En este siglo a su vez, como se mencionaba previamente, el legado de Alzate también alcanzaría el ámbito de la ilustración de la mano de la caricatura política, que a través de una sátira y crítica social gráfica, conseguía denunciar las injusticias y ridiculizar a las figuras políticas nacionales. 

Principalmente esta tradición tendría trascendencia de la mano del considerado maestro de la caricatura mexicana, Constantino Escalante, y de otros ilustradores como Santiago Hernández (un prodigioso ilustrador y “niño héroe” durante la defensa del castillo de Chapultepec) y el intrigante Manuel Manilla (considerado uno de los primeros caricaturistas en hacer grabados de la muerte en tono festivo y personificado). Sus trabajos publicados en los medios más críticos, llegaron a satirizar con popularidad los gobiernos de Lerdo de Tejada, Benito Juárez y Porfirio Díaz.

Cuando la sátira se volvió arte 

Cabe destacar a otro de los grandes personajes que también dejaron su huella alrededor de esta nueva visión de las calaveritas literarias y que fue inspirado por el trabajo de Manilla: el grabador José Guadalupe Posada. 

Sus ilustraciones más populares, que partían del uso de la figura de la calavera o calaca, como una forma de representar al pueblo mexicano, retrataron con sátira tanto las desigualdades y el sufrimiento, como los excesos del pueblo mexicano. A su vez, la crítica de Posada llegó a consolidar una de las figuras más emblemáticas de la ilustración mexicana como lo es la “Calavera garbancera”, que acompañó junto con otras representaciones esqueléticas, muchas de las calaveras literarias publicadas en los medios de corte crítico y revolucionario.

«La muerte, es democrática, ya que a fin de cuentas, güera, morena, rica o pobre, toda la gente acaba siendo calavera»

J. Guadalupe Posada.

Una calavera muy famosa 

Originada en 1910, la “Calavera garbancera” de Guadalupe Posada, alude por una parte al término “garbancera”, término utilizado para asociar a los comerciantes de garbanzos que pretendían ser, o vestían, como la aristocracia europea, en forma de rechazo a su herencia y cultura indígena. Se trata de una figura que en palabras de su creador, está “en los huesos, pero con sombrero francés con sus plumas de avestruz” y que pretende a su vez criticar a la gente que le da exacerbada importancia a los bienes materiales y la apariencia, así como a aquella que a pesar de no tener alimento prefiere aparentar ante los demás lo contrario. 

En 1947 sin embargo, el muralista Diego Rivera llegaría a rebautizar y retratar a la Calavera de Posada como “La Catrina” en su ‘Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central’. La figura, que viste con una estola de plumas y un atuendo opulento en el que figura una serpiente emplumada, actualmente es símbolo de la mexicanidad y protagonista imperdible en las fiestas alrededor del Día de Muertos.

La figura de “La Catrina” se ha consolidado como acompañante regular de las calaveritas literarias que se solían publicar con vasta regularidad en los medios impresos. Se trata de una figura que con el “gracejo” y coloquialismo de Bolaños, y con la herencia  crítica de los ilustradores del siglo XIX, representa a La Muerte personificada, que decora  los versos de la calaverita literaria y que suele estar presente en su narrativa.

A continuación un ejemplo de esta figura acompañando los versos de una calaverita literaria: 

Foto: Especial, tomada de El Universal

Si bien el crítico trabajo de Posada alcanzó a llegar a los inicios de la Revolución mexicana, tiempo en el que también llegó a satirizar tanto a Francisco I. Madero como Francisco Villa, el legado de las calaveritas literarias continuaría con mucha popularidad de la mano de otros proyectos como el que se instauró en la década de 1940, a través del Taller de Gráfica Popular fundado por Leopoldo Méndez, Pablo O’Higgins, y Luis Arenal Bastar, y que además de juntar a personalidades de las artes plásticas del país y a extranjeros como la artista Mariana Yampolski, impulsó, entre otras actividades, las calaveritas literarias.

A su vez, periódicos como El Apretado en 1950, que contó con el impulso y participación del escritor y periodista Renato Leduc, hallaron la oportunidad de ilustrar a los políticos y otros personajes de la vida pública a través de la imagen de la calaca, un recurso de la sátira mexicana que se convirtió y sigue siendo emblemático para la cultura popular mexicana. 

¿Qué ha sido de la calaverita?

Actualmente el legado de la calavera literaria ha tenido que enfrentarse al paso del tiempo. Si bien medios como La Jornada y los caricaturistas contemporáneos mexicanos han recuperado en diversas ocasiones la rica tradición de la sátira lírica acompañada con una ilustración de personajes en los puros huesos, la tradición hoy no tiene el papel que tuvo en su momento. Sin embargo, hay que reconocer el esfuerzo que existe desde las organizaciones estudiantiles y del ámbito cultural y social, para involucrar a través de convocatorias al público en esta búsqueda por conservar el legado de esta tan importante sátira literaria.

Ahora que ya sabes qué tan legendaria es la Catrina y las calaveritas literarias que la acompañan, te hicimos un pequeño instructivo para que despiertes tu ingenio, afines tu gusto literario y le dediques a quienes más quieres (o no) una calaverita muy especial.

GUIÓN DE CALAVERITA LITERARIA

  1. Escoge un tema, una persona, incluso una situación que capte nuestro interés. Observa con detenimiento los rasgos, las exageraciones posibles sobre el tema, empaparse de todo lo que implica dicha persona o situación nos ayuda a despertar los sentidos. ¡Entre más ridículo, mejor, así que anótalo!
  1. Lleva todo a la ultratumba, al más allá: Juega con las situaciones, con los rasgos, que sea pícaro, satírico, tal vez insultivo (sólo no te pases, por favor). Evoca todo esto a través de una rima, o de versos de similar tamaño, con un ritmo constante. Piensa siempre en cómo quieres que se sienta tu lector o la persona a quien dedicas tu calaverita y, sobretodo…¡Entre más creativa, mejor! 
  1. Como recordarás, en tanto el origen de la calavera se relaciona con el epitafio, hay que hablar del vivo como si estuviera muerto, así como muchas veces puede ayudar el apoyarse en una situación del encuentro de una persona con La Catrina o La Flaca. Pero si te sientes muy Fray Joaquín Bolaños y quieres a La Muerte como personaje principal, aterroriza a tu público novohispano y ve a por ello.
  1. Finalmente queda escribir y borrar, enterrar viva la rima y decorar su ofrenda con metáforas hasta que nuestra obra esté lista. ¿No es perfecta? No importa, finalmente y como nos recuerda el escritor Adán Cabral Sanguino: “Lo importante es reírnos un poco de ciertos políticos funestos que han hecho de México un cadáver económico y social”.

Mujeres de artes

Mujeres de artes

CASUL Casa Universitaria Del Libro UNAM Taller en linea Mujeres de Arte

Este es un taller de mujeres para mujeres guiadas por la obra de Remedios Varo, María Izquierdo, Cordelia Urueta Sierra, Emilia Ortiz, Nahui Ollin; Lola Álvarez Bravo y de Mariana Yampolsky; leeremos textos de Alfonsina Storni, Isabel allende, Amparo Dávila, Laura Esquivel, Gioconda Belli y Marina Collasanti. 

Con una lluvia de ideas generaremos un diálogo crítico y vivencial sobre lo que a cada una de nosotras nos dicen estas artistas para plasmarlo en ejercicios de expresión plástica y escritura creativa, cada uno con un detonante diferente.

En las sesiones hablaremos de la vida de algunas artistas representativas de América Latina para apreciar parte de su obra: plástica, fotografía, poesía, cuentos, y otros textos narrativos sobre la mujer para abrir el diálogo crítico y formativo sobre las diferentes formas de ser mujer en una sociedad patriarcal. 

En cada sesión finalizaremos con actividades plásticas y de escritura de las participantes para explorar su lado creativo, sensible y propositivo.

Imparte: Alejandra García
Duración: 6 sesiones de 2 horas, total: 12 horas.

Inscríbete

Del 10 al 26 de noviembre. Martes y jueves de 17:00 a 19:00hrs.

Dirigido a: Mujeres, sin límite de edad.

Registro previo.
Gratuito.
Inscripciones: A través del correo electrónico talleres.casul@gmail.com

Requisitos: Las sesiones se llevarán a cabo a través de la plataforma de Videollamadas ZOOM, por lo que se requiere un dispositivo con acceso a ella y correo Gmail.

Temario

  1. Mi yo fantástico, Remedios Varo y Marina Collasanti, auto retratos, acrílico y escritura.
  2. Yo soy mi tierra, María Izquierdo y Amparo Dávila, paisajes internos, collage y escritura.
  3. Mi vuelo: Emilia Ortiz e Isabel Allende, Sueños, Técnica mixta y escritura.
  4. Mundos posibles: Lola Álvarez Bravo y Gioconda Belli, técnica mixta y escritura.
  5. Amor de mis amores; Nahui Ollin y Alfonsina Storni, Lápices y escritura.
  6. Mi receta de historias, Cordelia Urueta Sierra y Laura Esquivel, acrílico y escritura.

Semblanza del Tallerista

Nació en la ciudad de Cuernavaca, Morelos, 1971, promotora cultural, mediadora de lectura, artista plástico y cuentacuentos. Desde 2008 ha realizado proyectos relacionados con el ejercicio de los derechos culturales con diversos públicos, destacando: primera infancia en situación de albergue, niñas y niños indígenas y migrantes, adolescentes, adultos mayores en situación de albergue y mujeres.

La literatura y los males de nuestra época: la crítica social a través de seis cuentistas.

La literatura y los males de nuestra época: la crítica social a través de seis cuentistas

Curso-online-la-literatura-y-los-males-CASUL

En este curso veremos cómo la literatura ha sido una herramienta para hacer críticas sociales del mundo que nos rodea y plantear situaciones extremas de los males de nuestra época como la violencia, los estereotipos, el racismo, la desigualdad, entre otros, a partir de la lectura de cuentos de seis autores: Giovanni Papini, Julio Cortázar, Elena Garro, Shirley Jackson, Flannery O’Connor y Etgar Keret.

Asimismo, se busca fomentar el interés y el gusto por la lectura del público que esté interesado en el humor negro, la sátira y los elementos fantásticos.

Imparte: Olinca Olvera
Duración: 6 sesiones de 2 horas, total: 12 horas.

Inscríbete

En línea
Gratuito
Del 2 de noviembre al 18 de noviembre.
Lunes y miércoles de 12:00 a 14 hrs.

Requisitos:

Dispositivo electrónico con internet para acceder a la plataforma Meet, y cuenta de correo electrónico para acceder a las lecturas digitales, entregadas por la profesora, y para la clase en línea.

Más informes: Escribir al correo talleres.casul@gmail.com o a las redes sociales: en Facebook.

Inscripciones: A través del correo electrónico talleres.casul@gmail.com 

Temario

  1. Giovanni Papini y la taxidermia de almas. Reflexión sobre la capacidad del ser humano de hacer el bien y el mal, a partir de la lectura cuentos de El Libro negro.
  2. Julio Cortázar y la ironía de la cotidianidad. Reflexión en torno a la exageración de las posturas y las conductas que adoptan las personas frente a la sociedad, a partir de la lectura cuentos de Historias de Cronopios y de Famas.
  3. Elena Garro y la búsqueda de la identidad. Reflexión referente a la necesidad de las personas de definirse, con base en la lectura cuentos de La semana de colores.
  4. Shirley Jackson y la inhumanidad. Reflexión de la dramatización de la violencia y la inhumanidad, desde la lectura de cuentos de La lotería.
  5. Flannery O’Connor y los desdichados de la sociedad. Reflexión sobre personajes orillados por la sociedad para actuar de cierta manera, por medio de la lectura de cuentos de Un hombre bueno es difícil de encontrar.
  6. Etgar Keret y el laboratorio emocional. Reflexión en torno a las emociones contenidas de las personas por estereotipos sociales, a partir de la lectura de cuentos de Extrañando a Kissinger.

Semblanza del Tallerista

Olinca Olvera, licenciada en Lengua y Literaturas Hispánicas y maestra en Letras Españolas en la Facultad de Filosofía y Letras, UNAM. Actualmente es profesora de Lengua española y del Taller de ficción para adolescentes en el Colegio Ciudad de México, del taller de Redacción para historiadores de la Licenciatura en Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y de Historiografía Medieval de la

Licenciatura en Historia del Centro Cultural Helénico. Cuenta con experiencia laboral en docencia en lengua española, literatura hispánica, mexicana y universal, en talleres de lectura y redacción de textos; coordinación editorial, creación de contenidos para libros, investigación histórica, documental e iconográfica. Ha participado en charlas de difusión de la literatura para adolescentes con la Dirección General de Atención a la Comunidad Universitaria de la UNAM y ha sido juez de certámenes de ensayo y cuento de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y del Colegio Ciudad de México.

Los jóvenes recuerdan a Amparo Dávila en Zacatecas, su tierra natal.

Los jóvenes recuerdan a Amparo Dávila en Zacatecas, su tierra natal.

Charlas CASUL

CASUL Casa Universitaria Del Libro UNAM Streaming Charlas CASUL Amparo Davila

Una de las grandes pérdidas que nos ha dejado el 2020 es la partida de Amparo Dávila, célebre escritora mexicana, cuyos cuentos nos llevan a mundos alternos, donde la ficción y lo sobrenatural habita. 

Zacatecana de nacimiento, Amparo deja una gran huella en la literatura mexicana, y un grupo de jóvenes autores en su estado natal se reunió para organizar un merecido homenaje luctuoso en su honor, titulado «El último verano», como una respuesta ante la nula reacción de las autoridades estatales. 

Organizado por El Reborujo Cultural, el evento sumó a académicos, editores, directores de casas de cultura de municipios y muchos lectores, organizando una serie de mesas de conversación, siendo la principal una charla entre Cecilia Eudave, Jonathan Minila y Magali Velasco, pero también jam sessions de dibujo con artistas locales y otras mesas con académicos, amigos de Amparo y lectores. 

Para platicarnos sobre este magno evento, tenemos como invitados a Arazú Tinajero y Alejandro Ortega Neri, ambos integrantes del proyecto El Reborujo Cultural de Zacatecas, quienes nos traen los pormenores de un merecido homenaje a nuestra querida y admirada Amparo Dávila. 

Acompáñanos a escucharlos este Jueves 29 a las 5PM en una edición más de las Charlas CASUL, dirigida por la escritora Mónica Maristain. 

 

Entrevistadora: Mónica Maristain

Invitados Especiales: Arazú Tinajero y Alejandro Ortega Neri

Transmisión en vivo por Facebook Live
Jueves 29 de Octubre
17:00 horas.

Casa Universitaria del Libro CASUL / UNAM
Facebook.com/casul.unam

Integrantes del proyecto El Reborujo Cultural de Zacatecas

Arazú Tinajero. realizó estudios de licenciatura y maestría en Historia por la Universidad Autónoma de Zacatecas y la Universidad de Guadalajara, respectivamente. Se ha desempeñado en medios de comunicación desde 2007 como reportera, editora y conductora. Fue titular de la columna Lado B en el Suplemento Cultural La Soldadera de El Sol de Zacatecas de 2007 a 2009 y de 2014 a 2017; en NTR Medios de Comunicación fue titular de la sección Mujeres y Hombres Zacatecanos en la Historia en el Suplemento Cultural Reloj de Arena; en La Jornada Zacatecas se desempeñó como corresponsal en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara de 2013 a 2015; creadora de la colaboración de Cultura Ni Zu ni Fa en el noticiero Enlace Abierto de Estéreo Plata de 2016 a 2019; fue conductora del informativo cultural Parnaso del Sistema Zacatecano de Radio y Televisión, y actualmente es reportera cultural del área del Noticias del mismo.

Alejandro Ortega Neri es Licenciado en Historia por la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) y Maestro en Historia de México por la Universidad de Guadalajara (UdeG). Desde 2008 colabora y trabaja en medios de comunicación, siendo fotógrafo y reportero de La Jornada Zacatecas, así como corresponsal de la agencia de fotoperiodismo Cuartoscuro dirigida por el fotógrafo Pedro Valtierra. De 2013 a 2019 ha sido corresponsal para medios zacatecanos en la FIL Guadalajara y actualmente continúa como reportero de La Jornada y docente en la carrera de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Durango, campus Zacatecas.  

Lenguaje y apreciación musical

Lenguaje y apreciación musical

Taller-online-apreciacion-musical

Si deseas adentrarte en el disfrute y la comprensión del lenguaje musical y sus diferentes estilos y periodos a lo largo de la historia de la humanidad y de la propia historia de cada uno, este taller es para ti.

Al final de este taller conocerás las herramientas para sentir, elegir, entender y disfrutar de la música culta y serás capaz de emitir juicios en torno a todas las propuestas sonoras.

Imparte: Vera Nieto

Inscríbete

Del 02 al 19 de noviembre
Lunes y jueves de 19:00 a 21:00 hrs.
6 sesiones de 2 horas, total: 12 horas.

Dirigido a: Público en general, sin límite de edad.

Registro previo.
Gratuito
Inscripciones: A través del correo electrónico talleres.casul@gmail.com

Requisitos: Las sesiones se llevarán a cabo a través de la plataforma de Videollamadas ZOOM, por lo que se requiere un dispositivo con acceso a ella.

Temario

Sesión 1

  • (Presentaciones individuales, explicación de la dinámica de trabajo y del propósito del taller).
  • “El primer sonido: la primera música que escucha el ser humano”
  • ¿Cómo aprendemos a escuchar y a relacionarnos con el sonido?
  • “¿Qué es la música?”
  • Definición del concepto de música.

Sesión 2

  • Los elementos del lenguaje musical: ritmo, timbre, intensidad, altura.
  • Hablaremos también sobre la Melodía y la Armonía.
  • Los instrumentos más cercanos a la persona: la voz (su propio cuerpo), la percusión (también con su propio cuerpo).
  • Ejercicio de reconocimiento de la propia voz.

Sesión 3

  • ¿Cómo escuchamos la música? Buscaremos en esta sesión acercar al oyente lejano a escuchar la música de una manera consciente a través del aprendizaje y la experiencia. Trabajaremos sobre la idea de Aaron
  • Copland que explica que “cuanto más se conozca sobre la música, más grande será el goce de escucharla” y haremos dos cuestionamientos: ¿Oyes todo lo que está pasando?, ¿Eres sensible a ello?
  • Ejercicio de concentración auditiva (fuentes de sonido: cerca, lejos, interno)
  • Hablaremos de los tres planos para escuchar la música.
    • Plano sensual, (el de los sentidos y sensaciones) únicamente dedicado al disfrute de la música.
    • Plano expresivo, el plano de la imaginación y la ensoñación.
    • Plano puramente musical, donde se es capaz de percibir la música a través de la identificación de los elementos más esenciales que la conforman.
  • Ejercicio de ensoñación sonora.

Sesión 4.

  • Mesopotamia La obra musical completa más antigua de la que se tiene conocimiento, “El Himno de Ugarit”, también conocido como “Himno a Nikkal” (diosa de Ugarit y de Canaán). El estilo Romano. La música ligada a todos los acontecimientos públicos o privados. Una tradición musical desparecida posteriormente al considerarse “pagana”, por lo cual tenemos solamente una idea estética de su forma. Música Bizantina: el canto para animar al pueblo y evitar que cayera en el tedio y la tristeza. Guido D’Arezzo, ¿de dónde viene el nombre de las notas musicales?
  • El Canto Gregoriano.
  • Ejercicios de iniciación a la rítmica, figuras negra, corchea y silencio.

Sesión 5

  • El Renacimiento.
  • Giovanni Pierluigi da Palestrina
  • Orlando di Lasso
  • El Barroco. Tipos de Barroco.
  • Compositores Johan Sebastian Bach (El criptograma o la rúbrica Bach, el catálogo Bach, el Canon cangrejo)
  • Georg Friedrich Händel
  • El Galante: Mozart
  • El Clásico: L. V. Beethoven.

Sesión 6

  • El romántico y ultra romántico.
  • Chopin
  • Giuseppe
  • Verdi. Piotr Ilich
  • Tchaikovsky.

Semblanza del Tallerista

Vera Patricia Cruz Nieto. Directora de Coros y Orquesta, Musicóloga por el Instituto Cardenal Miranda. Generadora de estrategias digitales, imagen digital y prevención y contención de crisis en redes sociales y representante musical. Trayectoria artística de 30 años, más de 350 conciertos en su historia y dos grabaciones discográficas.

Twitter: @CoralMaestoso

Ubicación y contacto

Taller para narradores. Érase una vez… En un confinamiento.

001

Adquirir los conocimientos necesarios para presentar sus textos bien escritos en distintos medios de publicación. Se elegirán los mejores ejercicios de las actividades propuestas para su publicación en “Los rituales del narrador”, una columna hospedada en La mascarada (Anfiteatro Monocromo) Revista www.lamascarada.com. 

Imparte Claudia Ramos, Coordinadora de la columna literaria “Los rituales del narrador: 2020, cuando el mundo se detuvo” en La Mascarada (Anfiteatro Monocromo)[http://lamascarada.com.mx/el-mundo-se-detuvo/].
 

Inscríbete

Del 29 septiembre al 17 de noviembre.

Las sesiones se llevarán a cabo a través de la plataforma de Videollamadas ZOOM, por lo que se requiere un dispositivo con acceso a ella.

Registro previo / Gratuito
Baja el formato de inscripción y mándalo al correo talleres.casul@gmail.com

Temario

  1. Un lector habitando un texto. El manuscrito. Edición. Párrafos, sangrías, títulos. La estructura.
  2. El narrador en su laberinto. Omnisciente, protagonista, primera persona, personaje secundario. Tercera persona, testigo, tipos experimentales.
  3. La habitación del verbo: Oraciones simples y compuestas. Oraciones subordinadas y coordinadas.
  4. En las calles de página. Breve historia de la puntuación.
  5. Del dicho al hecho. La inserción de voces narrativas.
  6. Música en el palacio. La acentuación.
  7. Los vicios del lenguaje: cacofonías, queísmos, dequeísmos, solecismos, ambigüedades, arcaísmos, barbarismos.
  8. Dios habita en el detalle. Habemos muchos y otras minucias.

 

Semblanza del Tallerista

Claudia Ramos. Coordinadora de la columna literaria “Los rituales del narrador: 2020, cuando el mundo se detuvo” en La Mascarada (Anfiteatro Monocromo)[http://lamascarada.com.mx/el-mundo-se-detuvo/].

Participante en el taller de narrativa de Mario González Suárez. Doctora en Letras por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Entre sus publicaciones destacan: “La noción de mal en Segundo Sueño de Sergio Fernández” Universidad Nacional Autónoma de México, colección Biblioteca de Letras, México, 2000. “La cocina de Prometeo: comida y bebida alrededor del espectáculo teatral”, en David García Pérez y Carolina Olivares Chávez (Ed.), “Comer y beber: alimentación en la antigüedad grecolatina”, Instituto de Investigaciones Antropológicas / Universidad Nacional Autónoma de México, México, 2017. Ganadora del concurso de crónica “Mujer frente a hombre monologando”, convocado por Malú Huacuja del Toro, con El café de Berta [http://lamascarada.com.mx/2019/05/06/el-cafe-de-berta-1/].